CÓMO MANEJAR TUS EMOCIONES Y MEJORAR TU RELACIÓN CON EL DINERO

Published by Maria T on

manejo de emociones

 

Manejar nuestras emociones parece una tarea imposible. Creemos que las emociones nos dirigen y controlan. Parecen dominar nuestros pensamientos y de hecho influyen sobre nuestras decisiones. Nos pueden llevar a tomar las decisiones equivocadas o las mejores.

 

Tendemos a mirar hacia afuera para entender que causa nuestras emociones. Por ejemplo, creemos que somos más felices si ganamos más dinero o si podemos ir a derrochar una tarde compras. Es algo que te hace sentir feliz, poderosa, libre, ¿verdad? Por el contrario, cuando no tenemos dinero, no logramos ese aumento de sueldo o se lo dan alguien más nos sentimos triste, decepcionadas y frustradas.

 

Creemos que el origen de nuestras emociones está allá afuera y que son causadas por nuestras circunstancias.

 

Culpamos a otras personas o a nosotros mismos por lo que sentimos. En asuntos de dinero, culpamos a la economía, al gobierno, al jefe. Nos culpamos a nosotras mismas por no saber, por enamorarnos del hombre esquivado o haber derrochado demasiado en ropa.

Hoy quiero mostrarte cuál es el origen real de tus emociones  y como con dos simples emociones puedes empezar a cambiar la manera en que sientes.

 

emociones y dinero

 

 

De dónde provienen las emociones.

Tendemos a creer que las emociones provienen de nuestros instintos y que por lo tanto no podemos controlarlas. Creemos que el corazón y la razón funcionan aparte y que son como el agua y el aceite. Que hay emociones que la razón no puede entender y razones que los sentimientos no pueden seguir.

La emoción es una vibración en nuestro cuerpo producida por un pensamiento.

Nuestros pensamientos son los creadores de emociones. La manera en que pensamos de algo se ve reflejada en nuestros sentimientos. Te voy a dar un ejemplo. Cuando alguien cercano a ti muere te sientes triste. Ese sentimiento viene de la manera en que piensas de esa persona. Si la considerabas una persona excepcional, quien te trataba bien y con quien tenías una gran afinidad, es obvio que te vas a sentir mal. Pero si muere alguien que no conoces no puedes sentirte mal por ello.

 

La muerte existe. Es un hecho (es “neutral”)  que no podemos cambiar y que todos vamos a experimentar. La muerte no es buena ni mala, simplemente existe independientemente de que la deseamos o no. Es neutral. Es dolorosa cuando muere alguien que amamos, pero si es alguien malvado como Hitler o un violador, nos da alivio. Cada día mueren miles de personas, pero no te sientes triste por todas ellas, es imposible.

 

Lo mismo sucede con el dinero y muchas otras situaciones de la vida. Son neutrales. Pero una vez le asignamos una determinada idea  creamos sentimientos sobre ellas.

 

Si piensas que el dinero hace malas a las personas entonces no te sentirás bien ganando mucho dinero o te la pasaras regalándolo. Si crees que el dinero es escaso entonces, gastar te dará muchos remordimientos.

 

Lo que te quiero decir, aunque es difícil de entender al principio, es que podemos escoger que pensar y por lo tanto escoger que sentir. Visto de esta manera te pones en total control de tus emociones y de tu vida.

Esto es lo que te ayudo a entender y procesar en mis sesiones de coaching.

emociones y dinero

Cómo controlar emociones

Imagina que te ofrezco una bandeja de emociones. ¿Qué emoción elijes sentir hoy? Te detendrías a pensar qué quieres sentir y qué  no. Harías el ejercicio de la reflexión y tratarías de entender  por qué la quieres.  Este es el poder que tienes para cambiar tus emociones a través de los pensamientos. Puedes elegir qué quieres sentir, no es algo que este por fuera de tu control.

 

Si piensas que el temor, el odio, la ansiedad son producidas por algo fuera de ti, por la pandemia, el divorcio o el desempleo, entonces te pones en el lugar de poder  controlar tu emoción  y entonces comienzas a escapar. Piensas que no puedes hacer nada para cambiarlos. Las personas desean sentirse mejor pero piensan que deben hacerlo escapando de sus emociones.

 

Una de las mejores lecciones de mi vida ha sido entender que el mundo exterior no causa lo que siento. Son mis pensamientos sobre los hechos los que causan ese problema. tengo un diario donde escribo mis sentimientos y aplico el procedimiento que te voy a explicar a continuación.

Esto me ha ayudado a no reaccionar ante las situaciones (y crear más problemas) y comprenderme mejor a mi misma. es maravilloso porque ya no me considero una victima de las circunstancias ni creo que la gente pueda hacerme daño.

 

Necesitas entender tus pensamientos  para aprender como sentirte.

1. Toma consciencia

El primer paso es la toma de conciencia. ¿Qué sientes? ¿Cómo se siente tu cuerpo con esta emoción?

Tomar consciencia de cómo sientes en esa emoción en tu cuerpo te ayuda a verla desde afuera y te centra en tu cuerpo.

ACCIÓN: Comienza analizando cómo te sientes con respecto a tu dinero, que emociones positivas y negativas te causa.

Analiza cómo te sientes con el dinero que tienes, cuando sales a gastar, cuando no puedes comprar eso que te gusta. El primer paso para mejorar tu relación con el dinero es tomar conciencia de las emociones que te produce.

Una vez tengas tu lista, ve al paso dos.

 

2. Siente la emoción y entiende cuál es el pensamiento detrás de ella.

Hay emociones que hay que sentir para crear balance en nuestra vida. No podemos evitar sentir aquellas que consideramos dolorosas.

 

Necesitamos sentir nuestras emociones  para liberar la resistencia. Cuanto más te resistas a una emoción más fuerte será en ti. “Si te resistes persiste”. Permítete a ti misma dejar fluir la emoción por un tiempo (unos días) y luego comienza a analizar de donde proviene.

 

Una vez permitas sentir la emoción, acércate con curiosidad y compasión. La curiosidad significa preguntar, indagar.  Compasión: preocuparte por tu bienestar. En vez de culparte y lastimarte por lo errores del pasado que no puedes cambiar acércate a tus sentimientos con curiosidad para entender que pensamientos lo provocan y con compasión para saber si han sido beneficiosos para ti. .

ACCIÓN: Si el dinero te preocupa porque sientes que tienes poco, pregúntate:

¿Qué me hace sentir  preocupada por el dinero?

¿Que pensamiento hay detrás de esta emoción?

¿Qué piensas de eso? ¿Es verdadero?¿es útil?

¿Por qué lo piensas?

¿De dónde viene esa idea?

¿Me es útil este pensamiento?

¿Qué resultados he obtenido con este pensamiento?

 

3. Cambia tu manera de pensar.

Cuando piensas mal de una persona (que es arrogante, antipática o engreída) no te sientes bien con ella, la evitas o te produce mal genio verla. Pero si te das la oportunidad de conocerla, cambias tu manera de pensar y tu emoción. A eso es a lo que me refiero cuando te digo que los pensamientos crean emociones.

Así pasa con todos: las personas, el dinero, las relaciones. Cuando sientes algo que no quieres sentir es porque piensas mal de eso. Las circunstancias no son malas o incómodas en sí mismas. No es tu mamá, tu pareja o tu salario o tu jefe. De ahí las peleas y las discusiones interminables porque creemos que hay que cambiar las situaciones o que las personas deberían cambiar.

 

Pero yo sólo tengo el poder de cambiarme a mi misma. Tengo el poder de escoger mis pensamientos y mis sentimientos. En vez de alegar, patalear e intentar cambiar al otro, detente por instante. Siente tu emoción.  Explica como se siente en tu cuerpo. Analiza que pensamiento hay detrás de ella.  Decide que quieres pensar y sentir en esa situación.

La verdad, es más fácil cambiarnos a nosotras mismos que a las otras personas o los hechos. Tu sola no puedes cambiar la economía del país, ni los pensamientos de tu jefe o la mente de tu pareja. Pero si puedes elegir tus pensamientos y emociones sobre ellos y cambiarlos si así lo deseas.

 

ACCIÓN: Conviértete en una observadora de tus pensamientos. Mírate desde afuera y con neutralidad, sin juzgar.  Analiza:

¿Quién sería sino pensara esto?

¿Qué prefiero pensar de ahora en adelante?

¿Cómo deseo sentirme?

Saber detectar el origen puede ayudarte a cambiar de pensamiento y por lo tanto lo que sientes cuando lo vives.

 

Una vez hayas hecho este ejercicio puedes sentarte con tranquilidad a pensar en qué emociones deseas sentir y que pensamientos debes tener para llegar a ellos.

 

 

Voy a darte algunos ejemplos:

 

Circunstancia: DEUDAS

Emoción: Ansiedad. Angustia.

Cómo se siente: Vació en el estomago, baja la temperatura corporal. Hormigueo. Ganas de llorar. Estar encerrada.

Pensamientos que causan esta emoción: No tengo dinero para pagar deudas.

Que deseo sentir: Tranquilidad.

Nuevo Pensamiento: Puedo trabajar horas extra para hacer más dinero y  pagar las deudas.

Acción: conseguir un trabajo extra. Practica: veo mis cuentas todos los días y sé que puedo pagarlas sin importar cuanto demoren.

 

 

 

 

 

NOTA FINAL

Practicar añadir nuevas emociones, emociones que normalmente no tienes. Aprende a aceptar las emociones negativas y experimentar nuevas formas de sentirte. Recuerda que los sentimientos crean acciones y las acciones resultados.

Experimentar un sentimiento es diferente a reaccionar (pelear, gritar o llorar). Deja que la emoción este ahí y deja que se extinga. Si estas teniendo esta emoción más del 50% del tiempo significa que no estas manejando tu mente adecuadamente. Trabaja en limpiar tu mente.

Los resultados que has obtenido hasta el momento con tu dinero y todo lo demás provienen de tus pensamientos y sistemas de creencias. Tus pensamientos crean emociones, tus emociones crean acciones y las acciones resultados.

Si tienes los pensamientos incorrectos, como consecuencia, tus resultados serán desastrosos. Si crees que no tienes suficiente dinero esta idea te llevará a tomar decisiones como endeudarte y como resultado tener una cuenta con intereses que crece cada mes.

Comienza cada día a preguntarte que emociones te produce tu dinero y cuáles son los pensamientos detrás de ellas.  Decide si deseas continuar sintiéndote así o si deseas reemplazarlas por otro tipo de emociones. Trabaja entonces los pensamientos que debes tener para crear dicha emoción.

Verás cómo comienzas a tomar otro tipo de decisiones, a convertirte en una persona diferente y crear los resultados que esperas con tu dinero.

Si deseas aprender cómo manejar mejor tus emciones, haz click AQUÍ


Maria T

¡Hola! Soy Maria T y ayudo a mujeres como tú a expandir su éxito financiero. Si deseas más tranquilidad, más organización en tus finanzas, dejar de cometer los mismos errores con el dinero una y otra vez, evitar que tus emociones te controlen y parar seguir en trabajos porque te toca déjame guiarte.

0 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *