MENTALIDAD MILLONARIA: PIENSA EN DINERO PARA HACER DINERO

Published by Maria T on

¿Cuánto dinero puedes hacer? Todo el que te imagines y sólo depende de la manera en la que puedas crear una mentalidad millonaria en tu vida. Aunque te parezca poco creíble puedes lograrlo si posees los pensamientos adecuados, es decir, aquellos que soportan tus creencias más profundas. Esto es posible si te conviertes en la persona que ya posee esa cantidad de dinero. No tienes que esperar a convertirte en millonario para tener una mente millonaria. Sucede al contrario.

Todo comienza con nuestras creencias e ideas sobre el dinero. Con los pensamientos incorrectos no tendrás nada.

El problema es que estamos programados con las creencias equivocadas sobre el dinero lo que nos impide tomar decisiones destinadas a crear nuestra propia riqueza. Es como si tu computador estuviese programado para sumar y restar cuando en verdad lo necesitas para escribir, navegar en internet y hacer impresiones. Así mismo, si tu mente está programada para la escasez, tu vida será de escasez.

 

¿Crees que los millonarios lo son porque tienen un talento especial o provienen de una cuna de oro? No, todo está en su mente.  Hoy quiero mostrarte cómo a través de la programación correcta puedes crear una mentalidad millonaria, la misma que me ha permitido generar varios ingresos, vivir con la mitad de mis ingresos y trabajar medio tiempo. Cómo yo, tú también puedes hacerlo.

 

De dónde provienen tus ideas sobre el dinero

Nacemos como una hoja en blanco donde poco a poco van escribiendo las personas y las circunstancias que nos rodean. Nuestra mente piensa que todo lo escrito en esta hoja es verdadero, pero no lo es. Podemos borrar lo escrito en ella y rescribir cualquier cosa que queramos.

En este caso, tenemos creencias sobre el dinero que surgieron especialmente en nuestra niñez. Para descubrirlas puedes hacerte estas preguntas:

  • ¿Cómo era la situación financiera de tu familia?
  • ¿Cuál era el lenguaje utilizado en tu casa para hablar de dinero?
  • ¿Cuáles comportamientos tuyos, consideras son similares a los de tus padres con respecto a las finanzas?
  • ¿Recuerdas alguna situación económica triste o alegre en particular que te haya marcado?

 

Las respuestas a estas preguntas pueden guiarte a entender cuál es tu “idea” del dinero y a entender mejor porque tu situación financiera está estancada. ¿Te ha sucedido que a pesar de tener un buen sueldo, anotar tus gastos, ser una buena persona y muy trabajador el dinero parece no sonreírte? Pues aquí tienes todas tus respuestas: porque lo que está escrito en tu hoja del dinero no te está ayudando para nada!

Lo que crees sobre el dinero en estos momentos, simplemente corresponde a las ideas de tus papás, tus familiares y las personas que te han rodeado. No son tus ideas, lo cual es muy bueno porque puedes cambiarlas!!!

Esas ideas no son ciertas ni falsas. Como dice el dicho “cada uno habla de la feria como le fue en ella”. De acuerdo al entorno que viviste: lo que escuchabas, veías y percibías piensas sobre el dinero.

 

 

Qué crees sobre el dinero

Ahora debes analizar cuáles son las ideas que tienes y cómo se relacionan con tu pasado. Tomar consciencia de lo piensas y sientes sobre el dinero te ayudará a descubrir las emociones que determinan tu situación actual.

Tus pensamientos generan emociones, las emociones actúan sobre tus decisiones produciendo acciones y luego llegan los resultados. Te doy un ejemplo: Tu creencia es que el dinero existe para gastarlo en lo que te gusta (para eso trabajas duro). Cuando estas al frente de una vitrina tu emoción, es el placer de poder gastar tu dinero. Gastas sin pensar en las consecuencias a futuro. Con el tiempo, este comportamiento repetitivo te lleva a endeudarte y desestabilizar tus finanzas.

Por el contrario, si tuvieras otro tipo de creencias los resultados financieros serían otros. Pregúntate entonces:

  • ¿Cuáles son tus creencias sobre el dinero?
  • ¿Qué emociones te produce ver tu cuenta de banco, tus deudas, pagar tus facturas?
  • ¿Tienes una mentalidad de escasez o abundancia? Sino estás seguro aquí te doy unas pistas:

Mentalizada de escasez:

Escasez significa que no hay suficiente. Cuando piensas así entonces crees que el dinero nunca alcanza. Esto pude ser culpa de tu salario, de tu jefe, de la situación del país, en sí, de alguien más. Consideras que alguien más es responsable de darte dinero: tu esposo, tus padres, tu trabajo, el gobierno.

  • Para ti el dinero está para ser gastado y lo despilfarras en compras impulsivas o innecesarias. Crees que debes vivir el presente y disfrutar del dinero que tienes ahora, el futuro no te interesa.  O por el contrario, tienes miedo a perderlo porque es tu fuente de protección y decides acumular cuanto puedas.
  • Te sientes mal si alguien más paga la cuenta y no te interesa recibir dinero de nadie.
  • Te sientes abrumado por el dinero: tus cuentas, tus deudas, el manejo de tu dinero. Sientes que no sabes que hacer.
  • Crees que necesitas trabajar muy duro para hacer dinero. Entre más horas trabajes, más dinero puedes conseguir. Crees que la única fuente de ingresos es tu salario y te crees incapaz de hacer o comenzar un negocio, cambiar de empleo o buscar otra fuente de ingresos.
  • Te aferras a tu trabajo por miedo a perderlo, prefieres la seguridad de un trabajo estable que no te gusta a decidirte hacer lo que te gusta.

Algunas expresiones de escasez son:

“El dinero no me rinde para nada”

“No puedo pagarlo” “No me alcanza”

“Quiero dinero para comprarme todo lo que quiera”

“El dinero no crece en los arboles”

“La situación está muy difícil”

“A mí el dinero no me interesa”

“Si tuviera más dinero…” “Si me ganara la lotería..”

Mentalidad de riqueza

  • Te gusta el dinero. Crees que en el mundo hay suficiente dinero para todos.
  • Sientes que eres el único responsable por hacer y multiplicar tu dinero.
  • Crees que puedes ganar sumas de dinero ilimitadas.
  • Te gusta buscar formas de generar nuevos ingresos. Sabes que el trabajo no es la única fuente de dinero.
  • Te gusta aprender y educarte financieramente.
  • Sabes que siempre puedes mejorarte y convertirte en una mejor versión de ti mismo.
  • Tienes tus “números” claros, sabes cuánto dinero necesitas y quieres hacer.
  • Tu prioridad es invertir en vez de gastar dinero.
  • Crees que el dinero es fácil de adquirir.

Cuando comienzas a hacer cambios significativos en tu vida necesitas tomar consciencia de las emociones que te dominan, aún si las consideras desagradables o poco placenteras.  Cuando te atreves a enfrentar tus emociones y situaciones como son, a pesar del dolor o incomodidad que te produzcan, más rápido podrás dejarlas ir.

 

como controlar gastos

 

¿Qué te detiene a hacer más dinero?

Ya te lo he dicho en artículos anteriores, tú y tus pensamientos son tus peores enemigos sino sabes manejarlos. Cuando dudas de lo que puedes hacer y crear te frenas al éxito. Por eso es tan importante que hagas una reflexión sobre tus ideas actuales sobre la riqueza y examines como estas están obstaculizando tu camino hacia la riqueza. Debes preguntarte entones cuáles son tus ideas sobre hacer dinero:

  • ¿Cuánto dinero te gustaría hacer al mes?
  • ¿Lo consideras posible o imposible?
  • ¿Crees que puedes hacerlo? 
  • ¿Te sentirías bien haciendo más dinero (no necesariamente más trabajo)?

La verdad es que puedes hacer cualquier cantidad de dinero que te propongas si tienes las ideas correctas en tu cabeza. Eso hace a una mente millonaria. Cuando compré mi primera casa, hice el ejercicio en reversa, es decir, no me puse a pensar que sería difícil conseguir este dinero y que tardaría muchos años. Simplemente tome el monto de mi deuda, lo divide por los años en los que deseaba terminar el pago y así me di cuenta que era una suma alcanzable. Era dinero que podía hacer.

Pero si vas a seguir usando excusas como “El dinero no es lo que me mueve en la vida”, “si me ganara la lotería” o deseas que todo te llegue regalado por pura tacañería nunca podrás demostrarte la gran capacidad que tienes para ganar más dinero.

 

 

¿Cómo crear una mentalidad de riqueza?

Hay muchos actitudes y hábitos que puedes adoptar para transformar tu mente en millonaria:

Tomar conciencia de tus ideas.

Si deseas pensar como un millonario lo primero que debes entender es que tus pensamientos crean emociones, las cuales generan emociones y luego resultados. Entonces el primer paso es dejar de pensar en aquellas ideas que te impiden hacer crecer tu dinero. Todas las ideas de escasez deben ser reemplazadas por creencias de abundancia que te reconcilien con el dinero y que te hagan sentir que tú también eres merecedor de riqueza.

  • Amo el dinero.
  • Es fácil hacer dinero.
  • Vender tiempo no significa más dinero.
  • No necesito trabajar duro para hacer más dinero.
  • Puedo hacer lo que amo y crear más dinero.
  • Se siente bien dar dinero.
  • Soy responsable de mi propia fortuna.
  • Las deudas no me controlan.

 

Describe la vida que quieres

Todos los días escribe como si fueras ese millonario que te imaginas: cómo se siente, qué hace, qué escucha, a dónde va, de qué habla, qué personas lo rodean, qué come, etc. Siempre te he dicho que la escritura es muy poderosa. Este es un ejercicio que te permitirá convencer a tu cerebro de que puedes hacerlo. Ya sabes: el cerebro no distingue entre lo que vives en el mundo real y lo que imaginas.

Si prefieres las visualizaciones o repetición de frases y no está funcionando sigue este consejo: primero piensa en tres o cinco cosas por las que te sientes agradecido. Luego agradece por esa vida de millonario que deseas ligándola a algo que ya posees.

 

Convéncete de que puedes hacer dinero

Una de las principales características de las personas exitosas económicamente es su actitud para hacer dinero. No dudan ni un sólo instante de ello, inclusive en las peores situaciones. Una persona posee la capacidad de escoger su actitud o la respuesta ante una circunstancia, por terrible que sea. Esta elección determina su futuro.

Lo mismo sucede con el dinero. Al cambiar tu actitud puedes transformar tu destino financiero.

 

No permitas que el “cómo” te detenga

Ahora no necesitas saber exactamente el cómo. A veces el medio resulta ser el menos pensado o planeado. El camino al éxito no es una línea recta sino un garabateado de errores e intentos. Cuando ves que el “cómo” no funciona, sientes que no puedes lograrlo.

Mejor,  piensa “voy a intentar hacer lo siguiente” y hazlo. No sabes si funcionará o no pero te permitirá tomar acción. En ocasiones las soluciones provienen de los lugares menos pensados.

 

Conviértete en la persona que deseas ser

Quizás pienses que cuando obtengas lo que desees te convertirás en alguien diferente. Pero funciona al revés: debes pensar desde “ya” como la persona en la que deseas convertirte. Aprende a identificar los hábitos, las creencias y las actitudes de la persona en la que debes convertirte. No tienes que esperar por el resultado, vive el resultado de una vez.  Piensa entonces cómo te sentirías, que pensarías si ya fueras millonario, como manejarías tu dinero. La idea es que comiences a creer en lo que creerías si ya fueras un millonario.

 

Decide cuál es tu número de la riqueza

La riqueza es un término muy ambiguo. Para alguien que gana el salario mínimo tú puedes ser rico. Para ti, alguien que gana cinco veces más que tú es rico, para Forbes es Bill Dates o quien sea.

Pero la riqueza es un término personal no relativo. Es muy fácil compararse con tus amigos, tus vecinos o familiares. Cuando lo haces te enfocas en lo que no tienes y dejas de apreciar lo que realmente hay de valioso en tu vida. Esto simplemente conlleva a sentimientos nada buenos: envidia, frustración, desespero, etc.

Recuerda además que “lujos vemos, deudas no sabemos”.

Cuando creas objetivos financieros, créalos para ti no con respecto a lo que ves en los demás. Dale forma a lo que crees es la riqueza para ti. Puede ser tres o diez veces lo que ganas, pero ten un número en mente. En Construyendo tu pequeña fortuna te explico detalladamente como hacerlo.

Aléjate de la mentalidad de escasez manteniendo tu dinero cómo una meta personal.

 

Piensa a largo plazo

El éxito de las loterías, las pirámides y cuánto negocio ilícito surge por ahí radica en la idea de obtener dinero rápido. La mayoría de las personas que desean hacer dinero quieren obtenerlo en un abrir y cerrar de ojos. Hacer fortuna toma su tiempo, es un proceso no un resultado inmediato.

Por eso debes tomar decisiones financieras conscientes ahora, porque repercutirán a largo plazo. Es importante entonces que entiendas que cualquier centavo que gastes ahora podría haber crecido mucho más en el futuro. Las personas exitosas financieramente tienden a ser más frugales en sus gastos, no tacaños, sólo priorizan en el uso del dinero.

 

Prevé los obstáculos

Piensa en que ideas o situaciones pueden impedirte pensar como un millonario. Cuando se presenten crea un plan para combatirlas. No permitas que tus antiguas creencias sean un obstáculo para lograr la meta que te has propuesto.

 

Deja de pensarlo tanto y actúa

Puede sucederte que planeas mucho, piensas y piensas pero no te decides a actuar. Para este momento, si has seguido los pasos anteriores, tu mente estará más abierta al cambio y estarás más dispuesto a crear tu propio camino al éxito.

 

Al hacer un balance general de tus finanzas puedes decidir qué acciones concretas tomar para llegar a construir tu riqueza. Tu dinero actual puede ayudarte a determinar si deseas reducir tus gastos o empezar a hacer más dinero para lograrlo. Aunque no lo creas, para algunas personas la riqueza se encuentra en una vida frugal o minimalista.

No obstante,  recuerda que el dinero va más allá de ayudarte a pagar deudas, salir de compras compulsivas o llenar la cuenta de banco. Es una herramienta para que construyas la vida y la libertad que sueñas.

 

 

En resumen:

  • Piensa en lo que piensas sobre el dinero.
  • Analiza de donde provienen tus ideas de escasez y cómo determinadas situaciones del pasado crearon esos pensamientos.
  • Cree firmemente en que puedes hacer más dinero del que ganas en estos momentos.
  • Crea pensamientos de abundancia y trabaja en ellos todos los días.
  • Asígnale un “número” a tu fortuna.
  • Tu riqueza es un objetivo personal, no te compares con nadie, más que con tú mismo.

mentalidad millonaria


2 Comments

Jorge Osuna · enero 22, 2019 at 5:32 pm

Gracias Maria,

Como siempre, me mantienes en el enfoque a seguir cada vez que te leo.

Un abrazo.

Bryan Ramírez · mayo 6, 2019 at 8:28 am

Que dificil parece tener una mente millonaria. Este post ayuda mucho, pero hay que trabajar duro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *